En septiembre de 2017, al hospital regional de Tlalnepantla de Baz, que operado por marhnos® para el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios, se le otorgó la certificación LEED México para nuevas construcciones.

Este hospital fue inaugurado en octubre de 2012 en sustitución del Hospital Satélite que, después de 40 años de brindar servicio a la población mexiquense, había sido rebasado en la capacidad de atención al derechohabiente en sus instalaciones. En el año de su inauguración el edificio fue reconocido como el mejor proyecto dentro de las asociaciones público privadas no sólo en México, sino en América Latina, por la revista Project Finance del grupo Euromoney y el Banco Mundial.

Un edificio con la certificación LEED en México, es un edificio sustentable

La Certificación LEED por sus siglas en inglés o líder en diseño de energía y medioambiental, es un sistema de certificación internacional que exige a las empresas de diseño y construcción que se implementen las mejores prácticas en diseño, construcción y operación para lo que se conoce como edificios verdes.

La Certificación LEED de un proyecto se obtiene cumpliendo un número específico de requisitos y obteniendo un número mínimo de puntos por cumplir con créditos de las diferentes categorías propuestas.

La certificación del Hospital Regional de Tlalnepantla es el primero en México que lo consigue, y se da al haberse enfocado en 2 áreas principalmente: uso eficiente de la energía y manejo eficiente del agua.

Uso eficiente de la energía

En lo que respecta al uso eficiente de la energía, el hospital ahorra el 15% en costo del consumo energético en comparación con un edificio convencional. El 35% de la electricidad del edificio proviene de fuentes de energía renovable. Además, promueve el uso eficiente de energía a través de un diseño con tecnología de última generación en lo que respecta al aprovechamiento de luz natural y control automatizado de la iluminación artificial.

Por otro lado, el edificio operado por marhnos® contribuye con la protección de la capa de ozono, utilizando equipos de acondicionamiento libre de gases contaminantes (CFCs), reduciendo así el impacto de gases invernadero y en el largo plazo el calentamiento global.

Manejo eficiente del agua

Uno de los logros más relevantes en el diseño y construcción de este edificio es el ahorro del 50% del agua potable en comparación con un edificio convencional de magnitud comparable. Un ahorro del 50% no sólo impacta en los costos operativos del edificio, es una clara protección al ambiente ya que se gasta la mitad del recurso que utilizaría un edificio de la misma magnitud.

Sumado a lo anterior, el edificio cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales, la cual permite que el 100% de las aguas utilizadas para riego vengan de esta planta, cuya capacidad no sólo permite contar con recurso suficiente para riego, además es utilizada para torres de enfriamiento y baños.

Además de estas dos áreas principales, el edificio cuenta con sitios sustentables y manejo adecuado de materiales, lo que en su conjunto hace de esta obra arquitectónica una de las mejores en el sector salud de los últimos años, en materia de diseño y metodologías de construcción.